En la Cancha

Me gusta pensar en la vida como en un campo.

 

Pero no necesariamente un campo de flores y trigo sembrado.

 

Sino en un campo lúdico, como una cancha. 

Me gusta pensar en la vida como en un juego. Y desde esa inteligencia, facilito la experiencia en mí y en otros.