Dunas. Cada día un nuevo yo y un nuevo vos.

Tu cerebro no será igual hoy cuando te acuestes que como era cuando te levantaste. El cambio constante es la característica misma de todo el universo y nuestro cerebro no es excepción.

 

Todo paisaje cambia constantemente, aunque algunos cambios son tan lentos que nos pareciera que no están sucediendo como es el caso de las cordilleras y montañas.

Otros cambios son tan evidentes que es casi imposible no percibirlos, como las dunas en el desierto que son un flujo constante de movimiento, casi como si se tratara de un mar. El mapa será el mismo, pero cada día recorrer el territorio es una experiencia diferente.

 

Observate con detenimiento, ¿en qué áreas de tu vida es más perceptible el cambio? ¿En qué áreas de tu vida tendés a cambiar más lento? ¿Cuándo sos duna y cuando montaña?  

¿Qué sucede con tu relación con los otros? ¿Qué pasa cuando decís de otra persona: "yo lo conozco, esta persona es así"? ¿Decís eso también sobre vos misma? ¿Qué consecuencias traería abrirte a la percepción real de la nueva persona que sos y que el otro es cada día?

facilitadora

de juego libre y crianza

© Maria Raiti

www.mariaraiti.com

CHARLEMOS. Mail y Face

soygenial@mariaraiti.com

  • Facebook Social Icon